Logo

 

  English Espanol
driven
Otras Revistas
   Busque dentro del sitio
     
Kramer vs. Kramer

 

Por: Diana Herrera Rusinque
Fotos:

 

 

cover theme

 

A la hora de decir la verdad, ¿quiénes son más honestos: los hombres o las mujeres? Las partes responden.

Él: Francisco Mock
Profesión: ingeniero electrónico
Edad: 29 años
Ella: Tatiana Jaén
Profesión: administradora de empresas
Edad: 27 años

ÉL: Eso de que las mujeres son más honestas que los hombres hay que replantearlo. Yo más bien pienso que los hombres hacen las cosas de frente mientras que las mujeres son más solapadas.

ELLA: ¡Eso no es verdad! Todo depende de cada quien y no del sexo de la persona. Hombres y mujeres tenemos nuestros momentos en que somos más o menos honestos, así que no podemos generalizar.

ÉL: Pero es que cuando de generalizar se trata ustedes las mujeres son las expertas. Ellas son las que se refieren a nosotros con frases como “todos son iguales”. Lo que ocurre es que ustedes siempre tienen una mentira en la punta de la lengua y no olvidan lo que han dicho, así que no corren el riesgo de que descubran sus inventos. En cambio los hombres, aunque mintamos igual, no nos acordamos después de lo que hemos dicho y caemos más fácil.

ELLA: ¡Ah, no! Aquí ya estamos desviando el tema de discusión. Una cosa es que las mujeres seamos más perspicaces a la hora de mentir y que por eso no nos descubran fácilmente, y otra que seamos más mentirosas. Somos más hábiles con las mentiras y eso sí te lo concedo, pero en cuanto a cantidad y frecuencia los hombres nos ganan.

ÉL: ¿Y no se han detenido a pensar por qué mentimos? Esta es una variable que afecta la discusión. Los hombres muchas veces decimos mentiras por culpa de las mujeres. Conozco muchos que le tienen miedo a su pareja y prefieren mentir antes que enfrentarla.

ELLA: Así que aparte de mentirosos nos resultaron faltos de pantalones.

ÉL: ¡Pero es que hay cada mujer! Además deben entender que nosotros no tenemos la facilidad de palabra de ustedes y no sabemos expresar nuestros sentimientos, lo cual también nos lleva a mentir. Además, ustedes hacen unas preguntas de las que sólo es posible salir vivo con una mentirilla.

ELLA: ¿Ah, sí? ¿Como cuáles?

ÉL: Cosas como: ¿estoy gorda? ¿Te parece más linda Jennifer Aniston que yo? ¿Cómo me quedó mi nuevo corte de pelo? ¿Este vestido me queda bien? ¿En qué piensas? Y así tienen miles de perlas a las que uno debe responder con una mentira si no quiere enfrentar una escena de ira o de llanto inconsolable.

ELLA: ¿Entonces la conclusión no es que ustedes son más mentirosos que nosotras, sino que su concepto de honestidad va en contravía con nuestro concepto de sensibilidad?

ÉL: Después de lo que te he dicho, ¿quieres que te conteste esa pregunta con toda honestidad?

 

Regresar

Suscripcion
   Franquicia
 

La franquicia Vivir Bien se especializa en revistas de estilo de vida, revistas de decoración y arquitectura, revistas de bebes y n...

más..

 
   

 

 

 

Telephone: info@vivirbien.com | www.vivirbien.com | Condiciones Generales De Uso | Mapa del sitio | Copyright 2009 vivirbien.